Piezas de joyería que les falta alguna piedra

En la habitación de una hembra comúnmente tiene un estuche donde coloca pendientes y también falsificaciones de años atrás que ya no las llevan puesto que estan enmohecidas o por olvido.

Muchas de estas alhajas como por ejemplo pulseras con nombre y colgantes se podrán disfrutar si se limpian pacientemente de forma que brillen como antiguamente.

Un gran número de estas gargantillas eran de color dorado y plata ya que se fabricaron con metales que con el transcurso del tiempo y también la brisa han enmohecido. Lo que inicialmente debemos hacer es realmente conocer el tipo de aleación y sin duda el colorido que tienen en estos momentos.

Muchos pendientes están recubiertas de oro pero con el transcurso del tiempo se oxidan y no es fácil recuperar ese tono pues sería necesario chaparlas de nuevo en ese preciado metal y realmente es más asequible hacernos de una alhaja nueva, siempre y cuando se considere una aleación que no sea cara ya que cuando son de plata acreditada nos costarán más.

La plata buena se estropea más que cualquier otro metal y cuesta mucho mucho más limpiarla. En el caso de que necesite limpiar algunos pendientes debe de hacerse de un trapo limpio y luego restregar con fuerza con objeto de que la tonalidad oscura se quite, y si no se quita contamos con técnicas más satisfactorias como las sales del ácido de carbono, la pasta de dientes o el extracto del limón. Evite constituyentes químicos que suelen abrasar la plata auténtica además de que corre el riesgo de hacerse daño en los ojos o las manos al tocar ese líquido.

Si dentro de su estuche tiene muchos anillos y aretes de plata y su intención es conservarlos bien tiene que frotar estas piezas de joyería con ayuda de compuestos adecuados.

En ocasiones en esas cajas vemos piezas de joyería que les falta alguna piedra y por tanto tenemos que llevarlas a un establecimiento especializado para que las reparen, sin embargo muchas veces es menos económico que arreglarlas empleando algunos sistemas que encontramos en las páginas webs.

Existen señoras que no tienen una caja para disponer las joyas de manera que las tienen dentro de cajoneras, de ese modo se pueden perder pulseras porque no estan bien ordenadas.

Las señoras almacenan bastantes anillos y lo más útil es gastarnos el dinero en un joyero grande que contenga bastantes departamentos con el objetivo de clasificar sin problemas todos los anillos personalizados. Los estuches se consiguen en supermercados y también en tiendas de joyas donde puede comprar el que más le agrade y por supuesto quepa en el espacio que posea en el domicilio. No se olvide de guardarlo donde no se encuentre fácilmente puesto que puede ser víctima de un hurto.

Las gargantillas de elevado coste se presentan en cajitas con el fin de resguardarlas de arañazos e incluso rozaduras, en casi todas las residencias se pueden encontrar piezas de joyería cotizadas. Si va a estar fuera de casa unos días y no tiene contratado un servicio de seguridad en su hogar, traslade las joyas a un sitio seguro, pues suelen robárselas los cacos porque su peso es reducido y ademas en el caso de que sean de oro van a poder derretirlo y llegar a un trato con personas sin tacto que luego lo usan de cara a hacer relojes.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn