Compaginando entre los viajes de trabajo y los de ocio

Barcelona ha sido una localidad que se distingue por poseer reconocidos mesones y bares donde pedirse una buena cena sentado en una mesa del casco viejo ó tomar unas tapas en algún espacio propio del casco urbano. He invitado a un colega a cenar conmigo al objeto de no estar solo la primera noche y no desorientarme por sus calles, a pesar de que tenemos que confesar que fue bastante difícil despistarse en esta localidad, debido a que sus vías urbanas están muy ordenadas. Nuestro buen amigo lleva en esa localidad bastante tiempo y circula a las mil maravillas, puede conocer los puntos donde alguno se podría perder un día de diario.

Aquí y en esta estación existen muchos foráneos que permiten que uno no se sienta solo y la urbe se observe colorido por la noche debido a la cifra de sujetos de diversas etnias y edades que hay, que visten atuendos de moda de los diferentes lugares, dan colorido a la ciudad.

Nuestro compañero me recomendó asistir un espectáculo de danza que está ahora a la localidad con alta presencia de gente, sin embargo, llevaba una jornada interminable de reuniones que no me apetecía aposentarme en una localidad de un local a mirar un espectáculo, por que había el riesgo de dar cabezadas a la hora de la actuación, otra propuesta que se le ocurrió es ir a un espectaculo de una orqueta de música reconocidos, pero no existian entradas disponibles, se habían vendido y tampoco queríamos gastar más por un asiento que tendríamos que comprar en las cercanías del lugar del evento de una zona de La ciudad en el lugar que tenían previsto intervenir los músicos.

La recomendable decisión ha sido ir a comer, donde nos pusieron unas raciones que aunque contenían poco contenido estaban espectaculares de gusto, elaboraban mezclas de manjares que permitían que todo bocado resultase un original deleite para nuestro paladar, que a decir verdad es fácil de agradecer. Maridamos estas raciones con una jarra de vino de la provincia de Barcelona, no recuerdo de la etiqueta pero fue un vino muy ligero y olor a fruta, naturalmente la botella la acabamos y finalizamos la 1ª parte de la salida nocturna con unos chupitos de sabores caseros que nos entonaron algo.

Al abandonar el mesón de raciones acudimos a un local especializado en ginebras de importación, donde no pedimos unos combinados con tónicas adecuadamente aderezados que nos dejaron el cuerpo acondicionado para poner en marcha la hora última de la velada, que comenzamos en una discoteca inmensa que se hallaba cargada de visitantes de diversos territorios y varias escorts Barcelona. El sonido del lugar no permitía dialogar mucho, sin embargo, como el nivel de alcohol estaba ya abultado tampoco teníamos algunas ganas de hablar, solamente comentábamos cuestiones de las féminas que paseaban por la discoteca, quedaban diversas muy altas y hermosas, morenas y rubias, tratamos de ligar con unas cuantas de estas señoritas, sin embargo tampoco estuvimos afortunados ó somos ya bastante mayores para estas señoritas más jóvenes. Un obstáculo destacada se trataba de que el manejo del idioma inglés era muy bajo y estimo que tampoco conseguían entender aquello que les queríamos decir, que se basaba en que nos fuéramos a el hotel de Barcelona con una de ellas. Al final nos fuimos a un club privado que estaba en la parte alta de Barcelona en el que hayamos el ambiente deseable que he observado en mi vida en un lugar de este tipo.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn